Una piedra miliar o miliario era una columna o piedra de forma alargada que se colocaba cada mil pasos al borde de las calzadas romanas. Tenía grabada la información de las distancias y otros datos de interés sobre la vía, como el emperador que la ordenó construir o el gobernador que la había reparado, etc.