En tiempos de la Antigua Roma ya existía como hoy una gran variedad de establecimientos públicos dedicados a la hostelería, cada uno de ellos especializado en un tipo de cocina o servicio, dependiendo de la calidad de comida o bebida que ofrecían, la clase de cliente que acogían o el lugar en donde se emplazaban: capuonae, popinae, thermopolium