Petronio Marcio

Petronio Marcio

Soy un personaje de novela. Concretamente, el protagonista de El tesoro de la piedra miliar, escrito por Pedro Luis Martínez González-Moro. Como yo debí de vivir en cierta época en la que no existía Internet, Pedro Luis se hace cargo de todo mi perfil y demás historias.

El tesoro de la piedra miliar

Una novela histórica que nos traslada a la Hispania del siglo tercero de nuestra era, concretamente a un rincón del sudeste de la península, Cartago Nova, ciudad pujante en aquellos tiempos. De su biblioteca pública es expulsado un bibliotecario, Petronio Marcio, solitario, pacífico, pobre y enamorado de la poesía de los clásicos latinos. Desde el primer momento de encontrarse fuera de la biblioteca comienza a sufrir la gran transformación que su vida experimenta. Ya nada será igual para nuestro amigo…

Read More

La salsa garum

Esta salsa tan apreciada por los romanos se producía formando un compuesto a partir de pescados grasos o azules como las sardinas, los salmones, los boquerones o los arenques, mezclados con otros más pequeños, anchoas y salmonetes, y vísceras de peces más grandes como los atunes, todo ello se ponía en salmuera y se maceraba al sol durante el verano. Se le añadían hierbas aromáticas como hinojo, cilantro, hierbabuena, eneldo y apio y se revolvía muy a menudo para convertirlo…

Read More

Claudio II el Gótico

Claudio II el Gótico fue Emperador de Roma entre los años 268 y 270 d. C. Su nombre completo era Marco Aurelio Claudio Augusto, y no se sabe seguro si procedía de Illiria o de Dalmacia. Alcanzó fama como gran militar y buen administrador, y tras el asesinato del emperador Galieno, que él consintió, fue proclamado emperador por sus tropas y confirmado después por el Senado. Logró decisivas victorias contra los bárbaros que amenazaban las fronteras del Imperio; la más…

Read More

Las letrinas

En la Antigua Roma, los ciudadanos acudían a realizar sus necesidades fisiológicas de evacuación a las letrinas públicas. Éstas eran unas salas espaciosas en cuyas paredes tenían bancadas de mármol con orificios para que los usuarios se sentaran unos al lado de otros. Por el suelo corría una pequeña corriente de agua, que se utilizaba junto con una esponja cogida con un palo para limpiarse. Después, el utensilio se levaba en esa agua. En las casas de las familias más…

Read More