Los patricios y ciudadanos pudientes se hacían construir grandes bibliotecas en su casa de la ciudad (domus) y en sus residencias campestres (villae) . Vitrubio recomendaba tenerlas orientadas al Este y que sirvieran no solo de biblioteca sino también como sala para recibir a los amigos.