Claudio II el Gótico fue Emperador de Roma entre los años 268 y 270 d. C. Su nombre completo era Marco Aurelio Claudio Augusto, y no se sabe seguro si procedía de Illiria o de Dalmacia. Alcanzó fama como gran militar y buen administrador, y tras el asesinato del emperador Galieno, que él consintió, fue proclamado emperador por sus tropas y confirmado después por el Senado.

Logró decisivas victorias contra los bárbaros que amenazaban las fronteras del Imperio; la más gloriosa fue en Macedonia donde aplastó a un ejército formidable de godos, de ahí su sobrenombre.

La situación seguía inestable en Panonia, en Retia… por la amenaza bárbara, pero también en el interior, donde algunos se rebelaban y se autoproclamaban emperadores.

En Palmira, la reina Zenobia se lanzó sobre Siria, Egipto y Asia Menor y controló gran parte del territorio oriental del Imperio. En mayo del 70, cuando Claudio se preparaba para acudir a luchar contra Zenobia cayó enfermo de peste y murió.

El Senado reconoció su buen gobierno erigiéndole una estatua de oro en el Capitolio y colocando un escudo también de oro con su imagen en la Curia.

Contemporáneo de Claudio II el Gótico fue el sacerdote cristiano Valentín, que tras ser martirizado y posteriormente canonizado por la Iglesia, fue nombrado patrón de los enamorados.