El Argileto era el barrio de los libreros (y los zapateros) de Roma.
Estaba situado detrás de la Basílica Emilia y la Curia (ambos edificios en primer plano, en la parte inferior), a los lados de una vía que comunicaba el populoso barrio de la Subura con el Foro Romano.