El Decumanus era una de las calles más importantes de Cartago Nova. La vía, salpicada de domus, insulae y tabernae, recorría la ciudad de este a oeste, desde el puerto hasta el foro.