En la época del Imperio este símbolo cristiano se veía dibujado en paredes, rocas, cuevas, árboles, piedras miliares…